LOS AUTOMÓVILES EN SANTA FE

 
articulo-el-litoral-automoviles.jpg

 
“El Litoral”, miércoles 15 de Enero de 1958. 
 
EL CARNAVAL SANTAFESINO DEL SIGLO XVIII

 Los primeros corsos santafesinos tenían su recorrido, que comenzaba en calle Comercio (hoy San Martín) desde la Plaza de Mayo hasta Tucumán, doblaban para volver por San Gerónimo y llegar a calle 23 de Diciembre (hoy Gral. López). Algunos años después se extendió hasta Humberto 1º (hoy Hipólito Irigoyen), y finalmente hasta Boulevard.
También en el Paseo de la Ondinas, en la actual intersección de Rivadavia y 1° Junta, se juntaban los criollos y marinantes a bailar con sus damas hasta la madrugada.
El teatro Argentino, de calle Lisandro de la Torre entre San Martín y 25 de Mayo, se bailaba después de la función de teatro. Otro teatro que participaba era el Politeama, ubicado en San Gerónimo y 1° Junta.

El último día de la fiesta se realizaba el “entierro del Carnaval”, que se trataba de la quema de un muñeco llamado “Judas” relleno de cohetes y bombas de estruendo. A esta ceremonia acudía toda la población de Santa Fe, y se llevaba a cabo en el barrio sur.
Los bailes del Carnaval eran célebres y existían varios puntos de encuentros, entre ellos el Club del Orden, reuniendo a las familias. También se organizaban en las casas particulares, y entre los bailes populares de destacaba el de la Plaza de Mayo, donde tocaba la Banda de Policía y una orquesta de acordeones y guitarras.
Las comparsas dieron su toque de alegría en estas fiestas. Tal vez la primera fue la llamada “Alegría” presidida por Nicolás Fontes, y en la que participaban, entre otros, Bartolomé Aldao, Juan Arzeno, José Gálvez, Francisco Clucellas, etc.
Se conocía en la misma época la comparsa “La Juventud”, dirigida por el coronel Ricardo Basso, e integrada por Néstor de Iriondo, Ricardo Aldao, Sebastián Puig, para nombrar algunos; siendo su orquesta dirigida por Vicente Geannot.
Durante la época de las revoluciones y disturbios políticos las comparsas no concurrían a los corsos por temor a enfrentamientos armados. Pero pasados estos acontecimientos, en abril de 1878, se forma la comparsa “La Fraternal” que reúne a los bandos en pugna hasta ese momento.
Terminado el corso, las bandas recorrían las casas de familia, para dar serenatas prefiriendo las casas de las novias o “festejantes” de los que formaban la comparsa.
Estos bailes duraban hasta pasada la medianoche, y los visitantes eran agasajados con vasos de agua fresca de aljibe, licor de rosas y cerveza. Las niñas regalaban a los presidentes de las comparsas, y a sus “festejantes” espléndidas coronas y ramos de flores naturales.
Otras comparsas que se destacaron en la historia de los carnavales fueron: “La Marina” en 1878; “Los Locos” en 1880; “Los Negros”  y “Los Monos” en 1883; “Los Murmuradores”; “Los seis”; “Los Guitarreros”; “Los Luises”, “Los Hijos de la Noche”; “La Tuna”; “Marinos en tierra”; “Los Descamisados”; “Los Invencibles”, entre otras.

CUATRO FOTOS, CUATRO ÉPOCAS, CUATRO FORMAS DIFERENTES DE VIVIR EL CARNAVAL.

 
palito-ortega-carnaval-santa-fe.jpg

 

Izquierda: Carnaval de 1880 , San Gerónimo y San Juan, hoy 1ra. Junta (gentileza flia. Dora Bonazzola). Derecha: Palito Ortega en febrero de 1996, durante los carnavales de Colón. La camiseta que luce es la de Alejo Medina, goleador del Colón campeón de 1965 (gentileza Pablo Armúa).
 
carnavales-1959-santa-fe-argentina.jpg
 
1959 – Carnavales en Av. Freyre y Bv. Pellegrini. A la izq. Ricardo Ruiz, y a su lado Sergio Kipler, reconocidos locutores de LT9 y luego Canal 13. 

 

carnavales-1938-santa-fe-argentina.jpg

 

Foto carnavales 1938 (gentileza Antonio Strina).

 
LA CAMPANA DEL CABILDO DE SANTA FE

La campana del Cabildo de Santa Fe fue llevada por el Gral. Eustaquio Díaz Vélez, en nombre del Directorio porteño como prenda de saqueo de la ciudad en 1816, despojándole tam-bién de todo objeto de valor.
Desde aquella época se iniciaron los reclamos por recuperar lo que hoy es un símbolo del federalismo que alentó la lucha de todo un pueblo.
Algunos historiadores sostienen que fue forjada en las misiones jesuitas en 1773, y tras la expulsión de los religiosos de estas tierras pasó a ser propiedad del Cabildo. Pero luego del saqueo en 1816, estuvo en la Iglesia de La Ensenada hasta 1886, pasando al cuidado del párroco Roque Carranza. El sacerdote la dona al Museo de Luján en 1930, donde permaneció hasta ser restituida a la provincia de Santa Fe.
En 1973 es cedida en calidad de préstamo con motivo del IV Centenario de la fundación de la provincia. El gobierno la devuelve junto con un acta que dejaba constancia de la intención de gestionar permanentemente su devolución.
Finalmente, el 15 de noviembre de 1992 fue entronizada junto al busto que perpetúa la memoria del Brigadier General Estanislao López, el Patriarca de la Federación, en el hall de la Casa de Gobierno. En su regreso a la provincia fue acompañada por una columna de jinetes del Fortín Tradicionalista “Brigadier Estanislao López”, quien la restituyó a su depositario natural, el gobierno de la Provincia.

GARDEL EN SANTA FE

 
publicidad-gardel-diario-el-litoral-santa-fe.jpg
 
Publicidad del jueves 17 de Agosto de 1933, del diario “El Litoral”. 
 
Carlos Gardel, “El Zorzal Criollo”, estuvo en la ciudad de Santa Fe varias veces dejando un reguero de anécdotas que reflejan una especial manera de ser.
La última visita del tanguero a la capital santafesina fue en 1934, al comenzar la temporada de espectáculo, para ofrecer un recital en el cine Apolo, ubicado en calle Obispo Gelabert entre San Lorenzo y Saavedra.
 
carlos-gardel-santa-fe.jpg
 
1934 – Carlos Gardel, Dante Damiani (Director del diario “La Provincia”) y otros, antes de partir de nuestra ciudad rumbo a Córdoba. 
 
Recién llegado se dirigió frente a la Plaza España donde funcionaba la redacción del Diario La Provincia, con cuyo director, Dante Damiani, conservaba una vieja relación.Gardel, sus guita-rristas, los periodistas de La Provincia y un grupo de amigos se reunían  hasta altas horas de la noche bebiendo, contando anécdotas, cuentos, y compartiendo canciones en la redacción del diario, en calle Rivadavia frente a la Plaza España.En la noche de su última visita, cuenta una anécdota que al llegar al Cine Apolo, advirtió la presencia de seis chicos que no tenían dinero para la entrada. Gardel sacó plata de su bolsillo y financió el ingreso. Al finalizar el espectáculo, la barra de amigos lo invitó a una cena en el Club de Regatas.
El “Morocho del Abasto” presidió la cena que, entre cantos y libaciones, se prolongó hasta la madrugada. Al día siguiente, Gardel y sus guitarristas se despidieron de los santafesinos. El “Zorzal Criollo” no volvería nunca más. Un año después, el 24 de junio de 1935, encontraría la muerte en la tragedia de Medellín.

FESTIVAL FOLKLORICO DE GUADALUPE

A mediados de 1968, un grupo de personas integrada a la Comunidad Parroquial de la Basílica de Guadalupe, plantea la necesidad de ofrecer un espectáculo de jerarquía, que fuese accesible a todas las condiciones sociales y que pudiese a la vez, ser un mensaje de cultura.

 
palmera-historica-guadalupe-santa-fe-argentina.jpg
 
1928 – Histórica palmera de Guadalupe. Foto publicada como postal, en recuerdo de la Coronación Pontificia del 22 de Abril de 1928. Puede observarse también la antigua reja que custodiaba al santuario y que databa de finales del siglo XIX.  
 
carta-palmera-historica-guadalupe-santa-fe-argentina.jpg
 
1932 – Carta de Joaquín García de la Vega al Pbro. Miguel Genesio, por medio del diario “La Mañana”.

 
Fue así que, en los primeros meses de 1969 nace el Festival Folklórico de Guadalupe, que se realizaba en la plaza contigua a la Parroquia, y que lamentablemente, luego de lograr un notable prestigio, fue perdiendo trascendencia hasta desaparecer.
Terminado ese primer encuentro con el canto y la danza de nuestra tierra, y con el convencimiento de que debía seguirse con el trabajo en este aspecto, se fijaron pautas y lineamientos a tener en cuenta.
Se acordó distribuir todos los años el 60% de los beneficios líquidos del evento, entre instituciones que en su accionar estuvieran prestando un real servicio a la sociedad.
Entre los artistas que han pisado el escenario del Festival de Guadalupe en los distintos años realizados se encuentran:  Los del Suquía, Carlos Torres Vila, Los Visconti, Los Trovadores, Ballet Brandsen, Daniel Toro, Los 4 de Córdoba, Zamba Quipildor, Miguel Angel Morelli, Los Fronterizos, El Chango Nieto, Los Tucu Tucu, y otros.

EL RELOJ DEL HISTORICO CABILDO SIGUE MARCANDO LAS HORAS EN LA TORRE DE LA IGLESIA DEL CARMEN.

Según testimonios y fotografías de la época, la torre del Cabildo se terminó en 1875/76, durante el gobierno del rosarino Servando Bayo.
Basándonos nuevamente en datos y bibliografía de esos años, el reloj del cual hablamos, y que hoy se encuentra en la Iglesia del Carmen, en San Martín esquina La Rioja, podría, casi con seguridad, haber sido instalado en 1884 a través del Sr. Augusto Zentner, representante de la casa suiza de Ernesto Hoffman.

 
reloj-historico-cabildo-santa-fe.jpg

 
reloj-historico-cabildo-santa-fe-2.jpg
 
Para lograr esta toma contamos con la buena predisposición de la Sra. Olga Boretto, quien nos facilitó el espacio físico ideal. Si bien este reloj no está dando la hora exacta actualmente, contamos con que vuelva a hacerlo. Foto R. Di Terlizzi. 
 
Así, el imponente reloj de 1,20 metros de diámetro, con sus cuatro cuadrantes, comenzó a funcionar con sus dos campanas de bronce, con la que da los cuartos con una y la hora con la otra.
A principios de siglo, bajo el gobierno del Dr. Rodolfo Freyre, el peso de la torre conspiraba contra la estructura del antiguo Cabildo, por lo que se decidió demolerla y con ella reubicar el reloj, que fue colocado en 1904/1905, en su actual lugar, la Basílica Nuestra Señora del Carmen.
Destaquemos que para esos años la iglesia ya había sido totalmente levantada y consagrada en el año 1893.
Pasar un día por esta esquina tan céntrica de Santa Fe, detenernos, levantar la vista un instante, mirar ese reloj y disfrutar sus tañidos dando las horas, es sentir la historia de cerca, es sentirse orgulloso como santafesinos, de mantener la rica historia de nuestro pasado aún vivo.

LOS COMERCIOS CENTENARIOS DE SANTA FE

LOS PIRINEOS – 1898 – 1998

 
los-pirineos-santa-fe-argentina.jpg
 
Este era el estilo publicitario que se utilizaba en 1939 para atraer la atención de los clientes.
 
 
Comienza su actividad comercial el 19 de agosto de 1898 en el edificio en donde actualmente se encuentra (Mendoza y San Jerónimo). Don Pedro Chotil, oriundo de la zona aledaña a la cadena montañosa que da el nombre al negocio) es quien se inicia en la venta de calzado, botas, valijas, baúles, etc.
 
frente-los-pirineos-santa-fe-argentina.jpg
 
 1939 – Frente del comercio, ubicado en la esquina de San Gerónimo y Mendoza, frente a la manzana que ocupaba el Mercado Central.
 
Junto a don Pedro Chotil se va formando un joven que con el correr de los años pasará a ser uno de los titulares de la firma: don Enrique Negri.
Con la incorporación de Capra primero, y Piferi luego, en el año 34 pasa a ser NECAPI su razón social. Posteriormente los hijos de Enrique Negri se asocian y continúan con la floreciente actividad de Negri y Cía.
Pauta de ello lo dan sus tres depósitos: Rioja y 1° de Mayo y dos en 1° Junta al 2700 (uno frente a otro).
Llega a tener 48 personas trabajando en las distintas tareas que incluían el reparto y venta a domicilio.
Varias generaciones caminaron nuestra ciudad con el famoso “Oscaria”, un muy requerido calzado de épocas pasadas.
 
fachada-los-pirineos-santa-fe-1.jpg

fachada-los-pirineos-santa-fe-2.jpg

 Fachada que, si se hubiera llevado a cabo el proyecto, iba a presentar el edificio sobre calle La Rioja. Fueron determinantes las trabas económicas para que éste no se cristalizara.
 
En distintas promociones se compraban 2 pares y se llevaba uno de regalo, o se obsequiaban relojes, valijas, muñecas, alcancías, perfumes, billeteras, y con motivo del Congreso Eucarístico del año 40 se entregaban cajas de lata para guardar calzado.
Con el apoyo de gente como los Sres. Francisco Ortega, Eugenio Tarragona, los hermanos Blas y Francisco Becerra entre otros, y luego de transitar su vida junto a Los Pirineos, en el año 1979 los hermanos Negri (Enrique, Antonio Alberto, Conrado y Luis) se retiran para dar paso a los renovados bríos de la gente joven a través de la familia López.
Actualmente Mario y Marcelo López, bajo la atenta supervisión de don Héctor, su padre, siguen escribiendo parte de la historia del calzado en Santa Fe.

Colaboración especial: Prof. Ana María Cecchini de Dallo.

PASADIZOS  Y CONSTRUCCIONES SUBTERRANEAS EN SANTA FE

Mediante el presente informe se pone a la consideración pública una investigación en ciernes que deba tener continuidad para rendir mejores frutos.
La bibliografía histórica santafesina nos ofrece referencias sobre hallazgos producidos de manera casual en oportunidad de realizarse obras de construcción en el barrio sur.
Para sistematizar la información el Archivo general de la Provincia realizó una llamada pública orientada  a relevar las construcciones subterráneas – no exclusivamente los túneles – sótanos complejos, cisternas, aljibes, pozos ciegos de tamaño considerable, conductos para el agua o cloacas en desuso, depósitos, heladoras para carne, zanjas entubadas y rellenadas.
Se presentaron 18 informantes, con datos sobre 30 puntos urbanos con antecedentes de construcciones subterráneas coloniales, 16 dentro de solares del barrio sur y 3 en la calle propiamente dicha en  la misma zona. Los restantes 10 se localizan en edificios de la segunda mitad del siglo XIX y en otros barrios.

 
tunel-subterraneo-parana.jpg
 
1998 – Esta toma nos muestra una excavación que permitió encontrar un túnel en la ciudad de Paraná, y a la vez sirve de referencia para los trabajos que se están realizando en la calle San Martín –zona centro- de nuestra ciudad, intentando descubrir uno de los primeros túneles en Santa Fe.
 
De las construcciones que denominamos “coloniales”, a las que suponemos correspondientes a los siglos XVII, XVIII y XIX, según las características asignadas se las ha podido clasificar:
en tres casos se trata de criptas y túneles en edificaciones religiosas: Iglesia de San Francisco, Santo Domingo, (de ésta saldría un túnel de aproximadamente 1,70 m de alto por 1,50 m. de ancho que posiblemente se dirigía al Cabildo) y de la Compañía de Jesús. En este complejo de edificaciones se registran datos numerosos y diversos, hasta diríamos contradictorios, los que intentaremos ordenar. Un túnel tiene salida por el aljibe que se encuentra en el pequeño patio lateral, al lado de la Sacristía y debajo del Museo. Este se uniría, si atendemos a ciertas versiones, con el que estaba detrás del escenario del cine Garay. para algunos éste pasadizo se vincularía con el Cabildo y estaría relacionado con los hundimientos producidos en la esquina de 3 de febrero y San Martín; otro dato refiere a una pared del museo que permitía que una persona se desplazara por ella hacia el interior del Colegio. Por otra parte, se conoce que la iglesia estuvo unida a la casa de José Freyre (donde funcionó por alrededor de una década la Casa de Ejercicios de la Compañía) ubicada en San Martín y General López, por un paso subterráneo que cruzaba la calle. Finalmente se reiteraron los informes sobre el único reconocido por las autoridades del Colegio Inmaculada y aún subsistente que lo vincula a éste con el Ateneo cruzando por debajo de la calle 25 de Mayo.
Un sótano con entrada secreta, escondida dentro de la pared de donde salía la escalera descendente, el espacio subterráneo era de dimensiones importantes y estaba dividido en cuatro compartimentos. La propiedad donde se encontraba es la Casa de los Aldao, hoy sede de la Junta Provincial de Estudios Históricos, construida en el siglo XVIII y que perteneció a los Márquez Montiel primero y luego a los Lacoizqueta.
Los 12 datos correspondientes a lotes de propiedad particular donde se detectaron construcciones subterráneas se ubican del modo siguiente:
San Martín 1600 (vereda par) Casa de Pedro Echagüe, luego Convento de la Siervas de María y actualmente Subsecretaría de Cultura de la Provincia. No pudieron precisar características.
San Martín y Buenos Aires (Edificio Buenos Aires Palace)
Buenos Aires 2600 (vereda par) Casa Gómez Iriondo Lecubarri. Era la verdadera casa de la Virreina donde vivió con su familia Rafaela de Vera y Pintado, que se casó con el virrey del Pino.
Moreno 2600 (vereda impar) Con respecto a este se dice que en el segundo patio había una entrada enrejada por la cual se ingresaba al pasadizo.
San Martín 1811. Casa de José Gálvez. Segundo patio, sala de la cual se bajaba a un sótano, de éste partía el “túnel”, angosto de más de 1,80 m. de alto por 1,50 de ancho a cuyos costados había cuartos pequeños con rejas.
San Martín 1951. En este caso el hallazgo se produjo al levantarse un nuevo edificio, si bien la familia que habitaba la casa conocía su existencia por tradición oral, los testigos fueron varios y el informante era uno de ellos. Orientación norte-sur de ladrillos.
San Martín 1943. Ubicado en el patio de atrás, sin calzar, es decir sin ningún tipo de mampostería.
San Martín y Juan de Garay. En la casa que perteneciera al Club del orden En 1979 al realizarse las excavaciones para construir un nuevo edificio se localizó un pasadizo sobre al pared sur, con dirección norte-sur, de dimensiones considerables ya que les demandó varios días rellenarlo.
Juan de Garay 2600 o 2700 (vereda impar).
San Martín 2000 (vereda impar) Casa de Josefa Puig de Hernandorres, hoy edificio Rawigo. La construcción subterránea estaba calzada, con mampostería, es decir con ladrillos colocados sin demasiada prolijidad y orden.
Entre Ríos 2880, entre 1° de mayo y 9 de julio. Fue localizado al efectuarse la subdivisión para dotar de agua corriente a las tres casas existentes. La excavación era de unos dos metros y el pasadizo tenía orientación sudoeste-noreste, la altura era de más de 1,50 m. y poseía rejas. Posiblemente, según la tradición familiar de la denunciante, se comunicaba con Santo Domingo.
En la Casa de Gobierno existía un pasadizo ubicado en la pared sur de la planta baja en la que había sido sala de calderas, a unos 3 metros de profundidad. Fue clausurado mediante una pared. Debe recordarse que este edificio fue levantado donde estuvo ubicado el Cabildo.
Ahora bien, estos pasadizos pudieron durar tanto tiempo?
El suelo de la ciudad es arenoso en las riberas, pero apenas unos metros adentro presenta dos características: es suelto y liviano el superficial y después de los 80 cm hacia abajo muestra un perfil de tipo B: arcilloso fuertemente marcado que admite perfectamente construcciones de este tipo, es en el que hoy se asientan las casas. En cuanto a las napas de agua, recién están a los 3 metros.
Los túneles en la calle propia-mente dicha:
Amenábar entre San Gerónimo y 9 de Julio en la boca de tormenta, se descubrió en oportunidad de hacer trabajos Obras Sanitarias. El testigo bajó y lo recorrió 3 ó 4 metros, era de tierra y tenía un recorrido hacia el Este (San Francisco) y otro hacia el norte (Santo Domingo), era de 2 metros de altura y 2,50 metros de ancho.
San Martín y Juan de Garay, con la entrada en la boca de tormenta. Estaba trabajando la municipalidad, década del ‘60, se orientaba hacia el sur, tenía una altura de 2 metros y era de bóveda de ladrillos.
San Gerónimo entre Uruguay y Jujuy, se trata precisamente del túnel motivador de este trabajo. Ubicado en la cuadra peatonal, frente al Museo Policial y que si se concreta el proyecto de excavar puede servir para develar parte del misterio.
Con respecto a estas construc-ciones, salvo por la que el testigo describe como de tierra, por todo las demás: ubicación en el centro de la calzada, altura, ancho, etc., nos permiten suponer que esos túneles en la calzada se relacionan con la primera red cloacal de la ciudad.
Por otra parte y hasta tanto no se pueda constatar fehacientemente, también debe considerarse la alternativa de que se relacione con el tendido de agua corriente de la cual hemos consultado el plano de Obras Sanitarias de la Nación de 1915. De su análisis se desprende que en Juan de Garay y San Martín cruzan cañerías de mayor volumen, en San Gerónimo y Uruguay existía una válvula para incendios, lo que probablemente supone una construcción más importante, y lo mismo aparece en Amenábar y San Jerónimo.
Conocer algunos y recuperarlos sería de enorme valor, ya que nos aproximaría a una faceta atractiva y oculta de los santafesinos de ayer, y desde el punto de vista de la arqueología urbana, así como desde la óptica actual de lo patrimonial – urbanístico, ya que supondría poner a la consideración de la comunidad parte de aquellas construcciones que fueron precursoras en materia de salubridad para la ciudad y que se integran al ámbito de la cultura de los pueblos como obras de ingeniería de carácter histórico-social.
 
ana-de-dallo.jpg

 
Ana M. Cecchini de Dallo.

ANA MARIA MARTHA CECCHINI DE DALLO

Profesora de Historia para la enseñanza media y superior.
Post Grado: Licenciada en Historia.
Directora General del Archivo General de la Provincia de Santa Fe, desde 1992.

ANTECEDENTES DOCENTES:

Facultad de Historia de la Universidad Católica de Santa Fe.
Profesora Adjunta de Historia Americana III, desde el 1° de abril de 1972 al 1° de abril de 1975.
Profesora Titular de Historia Argentina II, desde el 1° de Octubre de 1977 al 1° de abril de 1981.
Cesó por renuncia.

ALGUNAS PUBLICACIONES:

La ganadería en la Provincia de Santa Fe a través de los Registros de Contribución Directa. 1850 – 1860.  Cuadernos de Cultura N° 2. Subsecretaría de Cultura de la Provincia, Santa Fe, 1984, p. 37 – 48.

Sunchales: propiedades rurales y urbanas. 1886 – 1894. En: Sunchales: los hechos, los hombres y las instituciones que formaron su centenaria historia. Museo y Archivo Histórico Municipal. Sunchales, 1986, p. 151 -188.

La elección provincial de 1912. Separata. En: Revista de la Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe, N° LVII. Santa Fe, 1987 – 1991, p. 89 – 103.

Las transformaciones de la economía y la sociedad (1862-1912). En: Nueva enciclopedia de la Provincia de Santa Fe. Ediciones Sudamérica, Santa Fe, 1991, tomo I   p. 241 – 265.

Los grupos políticos en Santa Fe. 1853 – 1863. Ministerio de Educación. Ediciones Culturales Santafesinas, Santa Fe, 1992, 91p. Premio Historiográfico Manuel Cervera 1985. Presentado en la Feria del Libro. Día de la Provincia de Santa Fe, Buenos Aires, marzo, 1993.

El siglo XIX y los nuevos interrogantes de la historia. En: América: crisis, construcción y desafío. Ediciones Sudamérica Santa Fe, Buenos Aires, 1992, p. 149 – 199.

Urbanización y arraigo de la población en el proceso de colonización de Santa Fe. Separata. En: revista de la Junta Provincial de Estudios Históricos de Santa Fe N° LIX, Santa Fe, 1993, p. 107 – 141.

Los estudios universitarios y la Compañía de Jesús en Santa Fe. En: RA (Revista de la Arquidiócesis de Santa Fe) Santa Fe, julio-dic., 1992 p 17-40. Extracto publicado en Revista Inmaculada, Santa Fe, 1989. Presentado y aprobado en el 1° Congreso de Historia de la Iglesia en Santa Fe realizado en 1990.

Los gobiernos provinciales del ciclo radical y la década de 1930. En: Nueva enciclopedia de la Provincia de la Provincia de Santa Fe. Ediciones Sudamérica, Santa Fe, 1993. t.III, p. 51 – 78.

Las primeras elecciones comunales en el Departamento San Gerónimo por aplicación de la Ley 1780 (dic., 1913) Fundación Eduardo de Bonis, 1994, p. 165 – 172 (Separata). Presentado y aprobado en las Jornadas de Historia del Departamento San Gerónimo y su región. Gálvez, 14-15 setiembre de 1990.

El Departamento San Gerónimo en el esquema de poder provincial del siglo XIX. Municipalidad de Coronda, Coronda, 1995, p. 83 – 94. Presentado y aprobado en la Jornada de Historia del desarrollo urbano y rural en la antigua jurisdicción del Departamento San Gerónimo, Coronda, junio de 1994.

Tiene numerosos trabajos inéditos, éditos en colaboración, éditos en folletos y diarios.
Es Miembro de Número de la Junta de Estudios Históricos de Santa Fe, Presidenta de la Comisión Argentina de Desarrollo de Archivos 1997/1999, y ha participado en la organización de cursos y congresos, dictado cursos y conferencias, asistido a cursos, etc.

COLABORAN EN EL ARCHIVO GENERAL DE LA PROVINCIA

Prof. Cristina Schafer de Meneghetti Jefa Archivo Histórico

Prof. Graciela González Jefa Centro de Información

Bibliotecaria Vilma Ester Salas Jefa Sala de Referencias

Lic. Liliana Montenegro de Arevalo Subdirectora Archivo General

Prof. Mercedes Valdez de Cristina Jefa de Ingreso y Préstamo Documental

Dis. Graf. Fernando Nogueira Jefe fototeca-hemeroteca

Prof. Pascualina Di Biasio Jefa de Departamento Archivo Intermedio.

 
En nombre de Para Conocernos, toda nuestra gratitud por el permanente apoyo del Archivo y su hermosa gente.