Nos parece oportuno e imprescindible aclarar que, pese a  nuestra mejor intención de incluir el máximo de material posible, hemos tenido que desarrollar este capítulo, necesariamente, de acuerdo a información que a priori poseíamos, y complementándolo con material que gente bien predispuesta –como siempre- nos ha ido facilitando. Pedimos disculpas a todas las instituciones que no han sido incluidas en esta obra.

COLEGIO INMACULADA

Este colegio, sin lugar a dudas, es testimonio único de la historia religiosa y cultural de Santa Fe. Su rica historia comienza cuando, poco después del traslado de Santa Fe desde Cayastá, los padres de la antigua Compañía de Jesús recibieron un predio en idéntica ubicación que ocupara en Santa Fe la vieja. Allí construyeron una casa contigua al templo de la Merced, donde funcionaba el colegio de los jesuitas y era residencia, a la vez, de los dos procuradores de las Misiones del Paraguay. También fue el almacén donde se guardaban los productos de los pueblos guaraníticos.
Pero el edificio fue abandonado el 13 de Julio de 1767, cuando por real orden de Carlos III fueron expulsados los jesuitas de los dominios de la corona española.

 

construccion-colegio-inmaculada-santa-fe.jpg
 
Construcción del 2do. piso del edificio, esquina de San Martín y 3 de Febrero, entre 1905 y 1912. Gentileza Archivo Intermedio de la Prov. 

 

Así, el edificio quedó a cargo de la Junta de Temporalidades hasta que se entregó a su regreso en 1862 a los padres mercedarios, pero la construcción se fue deteriorando, quedando casi en ruinas.
En Febrero de 1862, el gobernador Patricio Cullen y el P. Joaquín Suárez firmaron un contrato para que se instalara el Colegio de la Inmaculada Concepción. El acto de inauguración de las nuevas obras se llevó a cabo el 6 de Noviembre de 1862, y se lo conoció con el nombre de “la segunda fundación del Colegio”
Los cursos formales se iniciaron el 1° de Marzo de 1863 con la clase medio de gramática. En 1867 se funda la Academia de Literatura. Su primer presidente fue Gregorio de la Puente y entre los jóvenes académicos se encontraban: Mariano Soler, Wenceslao Escalante, Joaquín Cullen, Mariano Loza, Paulino Llambi, y otros.

INSTITUTO SAN JOSE ADORATRICES

La Congregación de las “Hermanas Adoratrices del Santísimo Sacramento” se crea en oposición a las leyes de enseñanza laica dispuestas por Julio Argentino Roca durante su presidencia de la Nación.
El primer antecedente se registra en Córdoba, donde el sacerdote de la orden jesuítica, José Bustamante, conforma un instituto para la formación de maestras católicas. Así es que en 1885 se abre la primera sede de las Hermanas Adoratrices.

 

instituto-san-jose-de-adoratrices.jpg
 
1899 – Foto de la primera sede de las Hnas. Adoratrices. Gral. López y San Gerónimo, donde actualmente están los Tribunales. Gentileza Archivo Intermedio de la Prov. 

 

Dos años más tarde se crearía el segundo Instituto, que tendría cabida en nuestra ciudad. Inicialmente, y en forma provisoria, comienzan sus actividades en una casa de aventanamientos ojivales de calle San Gerónimo y Gral. López, primero Universidad de Santa Fe hasta 1914, hoy Tribunales desde 1928.
Pero durante el gobierno provincial del Dr. José Gálvez se dona el terreno que ocupa toda la manzana comprendida entre las calles Bv. Gálvez, Marcial Candioti, Castellanos y Alvear, y dinero para la construcción de su actual edificio.
El Colegio de San José, que lleva este nombre como homenaje a su benefactor, empieza sus actividades en su nueva sede a partir de 1912, con sólo una parte de la obra que hoy apreciamos. Con el correr de los años se fue completando la casa de estudios, pero lo que más se destaca de todo su cuerpo es la capilla, obra del reconocido arquitecto Juan Arnaldi, y su fachada sobre Boulevard.

COLEGIO NACIONAL “SIMON DE IRIONDO”

Bajo el impulso del Dr. Manuel Menchaca, y con el apoyo del gobernador Rodolfo Freyre, se creó un colegio que tenía por finalidad una educación para los jóvenes sin discriminaciones por riqueza, origen o credo religioso.
Esta idea trajo un gran debate entre quienes se mantenían en la postura de la enseñanza católica y sostenían que la iniciativa estaba amparada por la masonería reorganizada en 1895 y dirigida por un sector más activo que canalizaba su acción a través del Centro Liberal “Bernardino Rivadavia” y la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mútuos; quienes iniciaron una campaña para recolectar firmas que avalaran el proyecto. Pero los ánimos se fueron calmando y nacería el Colegio Nacional.
Las clases comenzaron a dictarse el 7 de mayo de 1906 con 75 alumnos que estaban bajo la dirección de Avelino Herrera, reemplazado al año siguiente por Domingo Silva. Su primer local estaba ubicado en calle Tucumán y Urquiza, lo que era el chalet de Eugenio Alemán (actualmente demolido), pero con el correr del tiempo y el crecimiento en el número de estudiantes concurrentes se debe trasladar a un edificio de San Martín entre Moreno y Corrientes propiedad del Dr. Rodolfo Freyre.

 

colegio-nacional.jpg
 
1914 – Alumnos del colegio Nacional,  de 2do. y 3er. año en clase de Botánica. 

 

Con la necesidad de construir una casa de estudios propicia se forma una comisión encabezada por Manuel Menchaca, Manuel Beney y Manuel Frutos, que se la conoció con el nombre de “Los tres Manueles”, así llega el año 1915 y la colocación de la piedra fundacional en el mismo lugar donde hoy funciona.
Una vez finalizados los planos en la Dirección General de Arquitectura de la Nación comenzaron las obras, que finalizaron en 1927. Más tarde se amplió con la creación del Liceo Nacional de Señoritas, que funcionaba por la tarde; y el Bachillerato de las Estrellas, como se denominaba al nocturno.
En 1936 se decide bautizarlo con el nombre de “Escuela Nacional Simón de Iriondo” en homenaje a quien fuera gobernador de nuestra ciudad entre 1878 y 1882. Hoy en día, con el traspaso de las escuelas nacionales al ámbito de la provincia cambia su denominación por Escuela de Enseñanza Media 440, pero en la memoria colectiva se la reconoce, simplemente, por “el nacional”.

COLEGIO LA SALLE – JOBSON

El Colegio fue bendecido e inaugurado el 24 de Junio de 1902, contando con la presencia de las máximas autoridades de la provincia, tanto en lo civil, como religioso. El edificio se levantó en la propiedad que adquirió el Obispo Monseñor Juan Agustín Boneo con la donación de la señorita Gerarda Candioti y la construcción del mismo fue costeada por la Sra. Flavia Sañudo de Jobson.
A los pocos meses de funcionamiento el colegio debió cerrarse con motivo del fracaso pedagógico y la deuda que no podía afrontar la administración.
En mayo de 1904, visitaron Santa Fe con motivo de la celebración de la fiesta de Ntra. Sra. de Guadalupe, los Hermanos Jumaelién y Jadare, Moseñor Boneo aprovecha la oportunidad de la visita y les ofreció tomar la dirección de la escuela hasta el momento cerrada; los hermanos aceptaron la propuesta.

 

colegio-lasalle-jobson.jpg
 
Publicidad del Colegio del año 1923 – “Revista Troqueles”. Gentileza Mario Bruno. 

 

En setiembre del mismo año comenzaron a llegar los primeros Hermanos para organizar el lanzamiento de las clases, en el mes de noviembre llegó el Hno. Jenofonte Víctor, para hacerse cargo de la dirección de la escuela. Se conservó el nombre de Colegio Jobson, en reconocimiento al esposo de la Sra. Flavia Sañudo de Jobson. El Tte. Cnel. Juan P. Jobson había tomado parte activa en las luchas contra los indios del norte de Santa Fe a las órdenes del Gral. Obligado.En marzo de 1905, comenzaron nuevamente las clases. Durante ese año se albergó en el colegio a los afectados por las inundaciones.
En 1909 el colegio obtiene el reconocimiento oficial, por parte del gobierno provincial, de los certificados y diplomas de su curso comercial. El decreto fue firmado por el Gobernador Pedro Antonio Echagüe y el ministro Juan Arzeno.
En 1910 se erige la capilla del colegio como Parroquia San Juan Bautista. Por disposición del Obispo, su primer cura párroco fue Pbro. Antonio Biaggioni.
En 1911, nuevamente el colegio cobija a los inundados.
En 1919 el gobernador de Santa Fe, Rodolfo Lehmann, vuelve a reconocer oficialmente los estudios superiores del colegio Jobson, que les había quitado el Dr. Mosca durante su gobierno. El decreto de Lehmann fue aprobado por el gobierno nacional.
En setiembre de 1937 se instala un centro interno de Acción Católica “San Juan B. de La Salle” que es reconocido por el Sr. Arzobispo Monseñor Nicolás Fasolino.
El colegio fue creciendo años tras año hasta llegar a 1967 cuando fueron inauguradas las obras del nuevo edificio, en donde el Hno. Director, delante de la presencia de autoridades provinciales, municipales, eclesiásticas, religiosas, delegaciones de otros colegios lasallanos, etc., agradece a todos los que de una forma u otra habían contribuído a hacer realidad el sueño del nuevo Jobson que en adelante se denominará “La Salle-Jobson”.

En la actualidad el Colegio está formado por los siguientes niveles:

Nivel Inicial: Tiene 1 sala de 3 años, 3 salas de 4 años y 3 salas de 5 años; en total 181 alumnos, es su directora es la Sra. María del Carmen Falco de Baudracco.
E.G.B. (Antiguo Primario) 28 divisiones de 1er. a 7mo. año con un total de 793 alumnos y es su director el Sr. Alfonso Giménez Uribe.
E.G.B. de recuperación (antigua primaria de recuperación) chicos con severas dificultades de aprendizaje, lo componen 92 alumnos con la dirección de Graciela Luesma.
Secundario de Recuperación: tiene 38 alumnos entre varones y mujeres y es su directora Graciela Luesma.
Secundario: compuesto por 15 divisiones de un total de 595 alumnos, siendo su rector el Sr. Moisés Vallejos.

El Colegio La Salle funciona como una sola institución con sus cuatro escuelas a través de una función directiva colegiada. El Colegio Directivo es quien conduce y está formado por los directivos de cada nivel, presidido por un Director General, quien es el último responsable. El Director  General es el Profesor Moisés Vallejos.

ESCUELA COMERCIAL “DOMINGO SILVA”

Con la inquietud de dotar a nuestra ciudad de establecimientos educacionales que puedan responder a las exigencias comerciales de fines de siglo pasado, es que Domingo Silva impulsa la creación de la escuela de comercio.
Sus actividades comenzaron el 28 de noviembre de 1899, incorporada a la Escuela Superior de Varones N° 1; y en 1902 tuvo su primera promoción de “Idóneos de comercio” al mismo tiempo que se creaba la carrera de Perito Mercantil. Ya en 1915 comienzan los cursos de “Contadores públicos”.
La Legislatura Provincial aprueba en 1937 la cesión del terreno de 4 de Enero y Gobernador Vera para levantar el edificio propio de la Escuela Superior de Comercio “Domingo Silva”, que se inaugura en 1947.
En la actualidad, además de las carreras de nivel medio de Perito Mercantil y Bachiller con Orientación en Pequeña y Mediana Empresa, su nivel terciario otorga los títulos de Técnico Superior en Administración de Empresas, Analista en Sistemas de Computación y Profesorado en Informática y Administración.
Es la escuela más antigua de nivel medio de nuestra ciudad.

ESCUELA NORMAL “SAN MARTIN”

A comienzos de siglo, en la ciudad de Santa Fe no existía una Escuela Normal para formar maestros. Existieron antecedentes de dos establecimientos, uno en calle 3 de Febrero entre 9 de Julio y 1° de Mayo, y la otra en un edificio contiguo al Colegio de la Inmaculada.
Fue así que se formó una comisión popular presidida por el Dr. Menchaca, cuyo objetivo era lograr la creación de dicha escuela. Junto a él estuvieron Enrique Muzzio, Manuel Beney, Manuel Frutos, Tomás Frutos, Marcial Candioti, Santiago Pinasco, Pedro Echagüe.

 

escuela-normal-san-martin-santa-fe.jpg
 
1939 – Saavedra y Monseñor Zazpe (ex Buenos Aires). 

 

La Cámara de Diputados sancionó el proyecto, pero tuvo oposición en la de Senadores. Gracias a la intervención del Dr. Freyre y del Dr. Joaquín González, el proyecto se convirtió en ley, promulgada por el Presidente Quintana en 1906.
El 23 de junio de 1906 se iniciaron los cursos con una inscripción de 261 alumnos, en una casona  construida a fines del siglo XIX alquilada a su propietario, el Dr. Néstor de Iriondo, en calle San Martín 1982 (que desde 1942 ocupa la actual sede social del Jockey Club).   
Debido al gran número de jóvenes que se anotaban, se alquilaron dos locales más, uno contiguo y otro frente al primero.
El crecimiento ininterrumpido trajo la necesidad del edificio propio. Luego de un intento frustrado de edificarlo en la actual Plaza Colón, en el año 1927 se consigue un terreno entre las calles Saavedra, San Lorenzo, Moreno y Buenos Aires, por entonces los suburbios de Santa Fe. Ese año se coloca la piedra fundamental y el 28 de Octubre de 1936 se inaugura en nuevo local.
Las actividades de la Escuela Normal Mixta de Santa fe comienzan en el edificio de calle Saavedra 1751 a partir de 1937.

ESCUELA INDUSTRIAL SUPERIOR

En el marco de una educación humanista, como mostraba el final del siglo pasado, el Sr. Enrique Muzio intentaba desarrollar la educación técnica desde 1892, a través de sus clases de trabajo manual; cuyo edificio estaba emplazado sobre calle 9 de Julio, pero varias cuadras al sur de su actual ubicación.
El profesor Muzzio, secundado por algunos maestros de los cursos especiales que él dirigía, crearon una escuela de carácter técnico-elemental motivados por el pedido de talleres y fábricas que necesitaban personal con mayor preparación. Pero antes viajó a Europa para observar y estudiar las distintas escuelas de carácter técnico e industriales.
En 1902 se logra crear la Escuela Industrial de Santa Fe, que sería nacionalizada en 1909. En pocos años toma gran notoriedad, y en 1905 se adquiere un terreno emplazado entre las calles 9 de Julio, Santiago del Estero, 1° de Mayo y Junín para la construcción de su edificio propio. El 17 de Diciembre de ese mismo año se coloca la piedra fundacional y en 1908 finalizan las obras proyectadas por el Arq. Augusto Plou.

 

escuela-industrial-superior-santa-fe.jpg
 
1911 – Esquina de 1º de Mayo y Junín. 

 

Los antiguos galpones destinados a talleres fueron demolidos en gran parte para la edificación de la Facultad de Ingeniería Química. También se fueron ampliando algunos sectores, como los talleres de carpintería, de ajuste y forja, que se realizaron entre 1940 y 1949. Los laboratorios para construcciones y ocho aulas se hicieron entre 1959 y el 1967. En tanto que en el ‘76 se tuvo que apelar a la construcción prefabricada en el jardín de la esquina de Junín y 9 de Julio, debido a la falta de espacio.
La obra conjuga el eclecticismo europeo de 1908 y las influencias del Movimiento Moderno en la década del ‘40, ésto, sumado al prestigio de la institución, destacan a la Escuela Industrial Superior como ejemplo del patrimonio arquitectónico de nuestra ciudad.

COLEGIO DEL HUERTO

Las Hermanas de Nuestra Señora del Huerto arribaron a nuestra ciudad, provenientes de Génova, el 9 de abril de 1863 por gestiones del  canónigo Amenábar. El colegio comenzó a funcionar en calle San Gerónimo y Rosario (hoy, Lisandro de La Torre), casa que el gobernador Estanislao López había dispuesto para la realización de los Santos Ejercicios Espirituales.
Dichos Ejercicios estaban a cargo del Dr. Amenábar, y más tarde el Señor Obispo Gelabert.
La intención era entregarles un Colegio totalmente edificado, pero el canónigo Amenábar no pudo ver su obra, ya que falleció el 9 de Mayo de 1863; quedando a cargo el Sr. Obispo Gelabert y Monseñor Claudio Seguí (sobrino de Amenábar).

 

colegio-del-huerto.jpg
 
1925 – Lateral del colegio, sobre calle San Gerónimo. 

A fines de 1887 se da comienzo al nuevo edificio, recibiendo donaciones del Rvdo. Lavalle y el gobernador; los demás gastos fueron costeados por Monseñor Seguí. En 1901 el Obispo Monseñor Agustín Boneo, teniendo conocimiento de la necesidad de ampliar más el establecimiento y tratando de asegurar como propiedad de la Hermanas dicha obra, escribió a la Santa Sede pidiendo la donación. El 2 de julio de 1901 obtiene una respuesta positiva con la carga de que el Instituto estaría obligado a entregar, por trimestre, al Capellán del Colegio la cantidad de $ 72; y anualmente una Misa cantada en honor de San Ignacio de Loyola, el 31 de Julio.
Monseñor Seguí donó a la Pía Unión de las Hijas de María, un terreno contiguo al Colegio donde, años más tarde, se levantó la hermosa iglesia que actualmente existe. Por gentileza de la Hijas de María y con motivo de la celebración del Centenario, la Iglesia fue entregada a la Congregación del Huerto.